/

¿Qué es la Hipnosis Clínica Reparadora?

Una metodología que tiende un puente entre los métodos de Milton Erickson y los objetivos profundos de Freud.

 

No es un estado de inconsciencia o de alucinación donde el consultante pierde el contacto con el mundo real circundante, sino más bien un estado de HIPERCONCIENCIA donde la mente se expande y se focaliza, y en un estado de cómoda relajación puede evocar recuerdos, multiplicar potenciales, etc. El consultante hipnotizado está consciente todo el tiempo y puede hablar y recordar luego íntegramente la sesión.

 

Se producen regresiones a la infancia: La memoria nos entrega siempre un trozo de información fría, a la manera de un titular de periódico, como una manera de defendernos contra la invasión de los malos recuerdos. El paciente en Hipnosis Clínica en cambio puede revivificar esos recuerdos y revivir las emociones originales, realizando de esa manera un virtual viaje en el tiempo que nos permite encontrar y reparar situaciones dolorosas de la niñez que nos bloquen en la vida adulta.

 

Puede decirse que la HCR funciona como una operación de cirugía: Clava el bisturí, buscando hallar el origen del problema y repararlo. Lo que hacemos no es otra cosa que desbloquear emociones.

El inconsciente

Muchos se preguntarán, ¿Pueden producirse Regresión a una vida pasada?

También es posible obtener información semejante de hipotéticas vidas pasadas, con resultados muchas veces espectaculares. Para quienes creen en la reencarnación se trata de verdaderos recuerdos de vidas anteriores. Para los escépticos se trataría de formaciones simbólicas del inconsciente, a la manera de los sueños. También podría tratarse de información heredada de nuestros ancestros.  Es por ello que es irrelevante creer o no en la reencarnación. Es algo que no me planteo. La hipnosis Clínica no intenta probarla ni  todo lo contrario, tan solo se trata de una terapia muy útil para reparar, solucionar lo que nos preocupa en el presente.  A través de estas regresiones, al  “presentificar” el pasado, vuelven a aparecer las emociones originales en estado puro, posibilitándose así la reparación del trauma, el síntoma  o el conflicto que no conseguimos resolver.

 

No se trata de una herramienta “conductista”, se trata de penetrar en las capas del inconsciente para solucionar las raíces ocultas del problema.

 

Detrás de cada síntoma o problema se hallan situaciones traumatizantes que han producido un bloqueo, que, aunque el paciente ignore conscientemente qué pasó, la información existe y puede ser recuperada.

 

La mayoría tiene un concepto equivocado de lo que es la hipnosis a causa de la manera en que la han representado la televisión, películas… Debemos de saber que estar hipnotizado no es estar dormido.   La conciencia sabe siempre lo que uno experimenta mientras está hipnotizado. Tenemos siempre control de lo que decimos.  

Algunas personas durante la hipnosis contemplan el pasado como si estuvieran mirando una película, otras participan más vividamente, con reacciones más emotivas.  Las hay que “sienten” las cosas más que “verlas”. Otras veces la reacción predominante es oír y hasta de oler.   La hipnosis Clínica no ofrece peligro. Ninguna persona ha quedado “pegada” al estado hipnótico. Se puede emerger de él cuando se desee. Nadie ha violado nunca sus principios morales y éticos. Nadie ha actuado involuntariamente como una gallina o un pato. Nadie puede dominarte. Tienes el control absoluto.